Tomar o hacer fotos, no es el dilema. Es la diferencia.